Blog de la oficina de Consultia Travel en Zaragoza

¿Quieres solicitar información de viajes? Puedes hacerlo aquí

martes, 30 de diciembre de 2014

INFORMACIÓN ÚTIL PARA TU VIAJE A LONDRES

Londres es una de las ciudades más importantes del mundo y al mismo tiempo de una grandísima extensión debido a la poca altura de sus edificios y por vivir sus habitantes en sus afueras por el precio elevado de sus viviendas. Ha sabido mantener sus edificios en sus formas históricas sin despreciar en modo alguno el desarrollo. Sin embargo, siendo históricamente atractiva como lugar de compras, en la actualidad por la fortaleza de la libra esterlina sus precios son excesivamente caros, siendo probablemente de las ciudades europeas más caras detrás de las capitales nórdicas.

Hamleys, las delicias de los niños (y los no tan niños)
No obstante para los que inicien su recorrido orientado hacia las compras, o simplemente ver, el lugar más recomendado para comenzar la ruta es la comercial Oxford Street en el West End. Desde su esquina con Hyde Park (Metro Marble Arch) en la que se encuentran los almacenes Marks&Spencer, a lo largo de unos 2 kilómetros encontraremos los principales grandes almacenes, fantásticas tiendas de música, moda y zapaterías. Si queremos desplazarnos hacia tiendas más exclusivas o hacia tiendas de antigüedades y diseño, deberemos girar a la derecha a mitad de Oxford Street por las calles Regent Street y New Bond Street. En Regent Street se encuentran una buena serie de establecimientos con el sello real sobre la entrada, que indica que el establecimiento cuenta con la aprobación real; también en esta calle se encuentran Hamley's, la tienda de juguetes más grande de Europa, Disney Store y Liberty, famosa por sus tejidos, pañuelos de seda, antigüedades y moda en un edificio a imitación del estilo Tudor. Por Bond Street encontraremos las casas de moda más importantes (Valentino, Chanel, Gucci) y joyerías de renombre (Cartier, Tiffany), la casa de subastas Sotheby's y podemos ver el mercado de antigüedades de South Molton Lane con piezas de plata, relojes y juguetes antiguos, y la Embajada Americana en Grosvenor Square. Al final de la calle se encuentra la maravillosa Burlington Arcade, con sus tiendas de antigüedades, joyas y prendas de punto, en el cruce con Picadilly, cuyas tiendas más destacadas son Fortnum and Mason, con su departamento de alimentación, Swaine, Adeney, Brigg & Sons, por sus paraguas, Thresher and Glenny por sus camisas y Trickers por sus zapatos.

Avanzando por Picadilly en dirección noreste llegamos a uno de los puntos neurálgicos de la ciudad, Picadilly Circus, que puede considerarse el Times Square de Londres. Allí, en un espectáculo de luces de neón, se encuentran Rock Circus, un museo o paseo por el pop desde los años 50 hasta ahora, y Trocadero Centre, en el que se encuentra el Guiness World of Records. Alrededor una gran cantidad de cines y teatros. Anexo a Picadilly, por el norte, está el barrio del Soho, de aire bohemio.

Picadilly Circus
Cercana, en dirección este, está la plaza Covent Garden (atravesando Leicester Sq.), diseñada en el siglo XVII, como mercado de frutas y verduras. En la actualidad es un centro comercial que acoge restaurantes, cafés, pubs y el Museo del Teatro, desarrollándose en el mismo un mercado de antigüedades. En sus alredores se encuentra un buen número de teatros.

Punks en Picadilly, tribu urbana "tipically British"
Desde Picadilly Circus, en dirección sureste y muy cerca del río, se encuentra Trafalgar Square, un lugar abierto en el que se mezclan los turistas, las tribus urbanas de moda y las palomas (un problema para el Ayuntamiento por su gran número y los excrementos que arrojan). Es la plaza principal de Londres y fue construida en honor del Almirante Nelson por su victoria naval en Trafalgar en 1805. En su centro se levanta una columna coronada con su estatua y con cuatro leones de bronce en su base. En un extremo de la plaza se levanta el imponente edificio de la National Gallery con pinturas de los mejores artistas europeos (Rembrandt, Rubens, Tiziano) y una buena colección de impresionistas (Renoir, Cezanne, Matisse); a su lado el National Portrait expone retratos de las personalidades más importantes que conformaron la historia del país desde la época Tudor.

Desde Trafalgar Square, atravesando el precioso Arco del Almirantazgo, entramos en WhiteHall, en un área en el que se concentran las instituciones políticas británicas. Allí se encuentran el Palacio de White Hall, utilizado para banquetes en las recepciones oficiales, Cabinet War Rooms, la sala de mando en la Segunda Guerra Mundial, el Horse Guard, o guardias a caballo que realizan el cambio de guardia todos los días media hora antes que en Buckingham Palace, y la Casa del Primer Ministro en el número 10 de Downing St., a la derecha. Siguiendo por Parliament St, en el cruce con el puente de Westminster, se encuentra el símbolo más representativo de Londres: el Big Ben. Es una torre que forma parte  del edificio del Parlamento, construido a mitad del siglo XIX y que toma su nombre de su arquitecto (Benjamin Hall). Hay cuatro relojes en cada una de sus caras, con un diámetro de 23 pies y cada manecilla de 14 pies. No está abierto al público.
El "Big Ben" y las Casas del Parlamento

El Parlamento es un impresionante edificio gótico del siglo XIII, a orillas  del Támesis, que acoge las Cámaras de los Comunes (destruida en la Segunda Guerra y reconstruida en su aspecto original) y de los Lores. Es posible asistir a las sesiones.

En la parte posterior se alza la Abadía de Westminster, que fue un monasterio benedictino hasta 1100. Es un edificio gótico completado entre los siglos XIII-XVI, que acoge la mayoría de las tumbas de reyes y reinas británicos. En su interior destacan el coro victoriano del siglo XVIII, el altar del siglo XIX con su maravilloso suelo de mármol pero protegido con alfombras, los claustros de los siglos XIII-XV (acogió al Parlamento en el siglo XIV en la sala Chapter House) y la Capilla de la Reina, detrás del altar, en estilo Tudor. En esta abadía se realizan las coronaciones de los regentes desde mitad del año 1000 (la última hace 50 años).

Volviendo por White Hall hasta el Arco del Almirantazgo, se inicia un amplia Avenida, arbolada a ambos lados, de 1 Km denominada The Mall, utilizada por las carrozas reales en su camino a las coronaciones, bodas y entierros. A su izquierda el parque St James Park y a la derecha poco antes de llegar a Buckingham Palace, el Palacio de St James, siglo XVI, que fue residencia de los soberanos y en la actualidad se utiliza como acreditación de embajadores. Asimismo es lugar de residencia de la Reina Madre (Clarence's House), Capilla de la Reina y Capilla Real (en que se veló el cuerpo de Diana de Gales hasta su funeral en Westminster).

El Palacio de Buckingham es la residencia de los soberanos británicos desde 1837 cuando se trasladó allí Jorge III, que adquirió el edificio de 1700 al duque de Buckingham. Solo se puede visitar durante los meses de agosto y septiembre en condiciones restrictivas en número (consultar estancia). En su interior son destacables la Sala del Trono, la Sala de Estado, la Sala de Música, los Apartamentos Reales (las estancias de la Reina están en el ala norte) y la Galería de Pinturas. No hay que perderse el bonito cambio de guardia que realiza la guardia real uniformada con la típica casaca roja, realizado todos los días a las 11,30 durante 45 minutos a las puertas del palacio, provenientes del Palacio de St James. Igualmente se ha de visitar Royal Mews, para admirar la Carroza de Oro utilizada para las coronaciones y la Carroza de Cristal para las bodas.

No puedes ir a Londres y no visitar Buckingham Palace y su "espectáculo" de la Guardia Real

Beefeaters en la Torre de Londres
En dirección este a orillas del Támesis, se encuentra la fortaleza denominada Torre de Londres o Torre Blanca (como también se la conoce) erigida a mitad del siglo XI por Guillermo el Conquistador. Es una fortaleza de altos muros rodeados por un foso, que ha sido históricamente palacio, prisión, tesoro y arsenal. Está formada por 2 líneas de muros que contienen en su interior el Castillo propiamente dicho o Torre Blanca, con una serie de almenas y torres de las que las más importantes son la Torre Sangrienta, en que fueron ejecutados Eduardo V y Ricardo Duque de York por Ricardo III, William Wallace (el escocés de Braveheart), Ana Bolena y Catherine Howard (mujeres de Enrique VIII); la Torre Beauchamps con sus inscripciones; y desde luego la Torre en que están las Joyas de la Corona, incluidas las de la actual reina, que es un tesoro real de indudable belleza y que no hay que perder su visita. Hay que ver igualmente los trajes típicos que portan los guardianes de la torre y, desde el río, la denominada Puerta de los Traidores.
  
Tower Bridge
A su lado el Puente de la Torre o Tower Bridge, dos torres unidas por un pasarela a una altura considerable (para cruzar el río los peatones cuando el puente estaba levantado) de 1894 (sin embargo fue cerrado su uso en 1910 y el tráfico peatonal y de vehículos se realiza por el puente elevable. Unos semáforos controlan el tráfico cuando el puente se eleva para permitir el tráfico fluvial). La visita permite contemplar la maquinaria victoriana que maneja la elevación y descenso del puente y se puede contemplar una gran vista del río y de los lugares más cercanos (Torre de Londres, Catedral de San Paul y Canary Wharf) desde la pasarela superior. Si se continuara el río en dirección este llegaríamos al moderno complejo del Canary Wharf y los Docklands, antiguos muelles transformados con arquitectura modernista y las torres de oficinas más altas (y de las pocas) de la ciudad.

Enfrente, al otro lado del río esta Greenwich, en el que nos podemos situar encima del primer meridiano con un pie en el este y otro en el oeste y ver la Cúpula del Milenio.

Leones alados asirios, en el British Museum
De vuelta al centro, es el momento conveniente para realizar una visita a uno de los museos más importantes del mundo: el British Museum en Great Rusell Street. Es un edificio neoclásico de mitad del siglo XVIII con unas enormes columnas en su entrada. En el interior se muestra la más completa colección de antigüedades asirias (león alado), babilónicas, egipcias (impresionante colección de momias y la Piedra Roseta con la que se pudieron descifrar los jeroglíficos) y griegas (frontal de templo griego y cariátide) que ningún otro museo acoge. Incluye asimismo armas y armaduras medievales, casas de muñecas de hasta 2 metros, y una preciosa colección de relojes de los siglos XVIII-XIX. Por su extensión y su contenido hay que pensar en utilizar, al menos, una mañana completa para su visita. Otro museo a visitar en la zona sur de Kensington y Chelsea es la Tate Gallery, una colección privada de arte de los siglos XIX-XX de los que destaca la pintura impresionista, cubista y post impresionista.

Una maravilla en sí misma, es el paseo por los numerosos e inmensos parques que se encuentran en la ciudad. Son destacables St James Park y Green Park a ambos lados de Buckingham Palace; Regents Park al norte y segundo en extensión en que se encuentra el bonito zoo y cerca de su entrada sur el maravilloso Museo de Cera de Madame Tussauds (1835), con figuras de personalidades del entretenimiento, deporte, historia y política representados a lo largo del museo y principalmente en la Gran Sala (Bill Clinton, Juan Carlos I, Michael Jackson, Mandela etc), y desde luego maravillarse con la recreación de las calles de Londres de Jack el Destripador, la Cámara de los Horrores y las Mazmorras.

El realismo conseguido con la mayoría de las figuras en el Madame Tussauds' Museum es impresionante

Comprar en Harrods es un "must"
Pero entre todos los parques el principal y más conocido es Hyde Park, con 2,5 Km. de largo y 1 de ancho, lugar favorito de los londinenses para pasear o hacer deporte a la salida del trabajo. Es un parque extraordinariamente concurrido y es curioso observar por las mañanas las brigadas de limpiadores que recogen los abundantes papeles (uno a uno) que por las tardes se han arrojado. El lugar más famoso del parque es el vértice con Oxford Street o Speakers Corner en que los festivos por la tarde cualquier orador se sube al pedestal para decir sus verdades o simplemente criticar. Al sur nace Knightsbridge, otra de las arterias comerciales de la ciudad, donde se encuentra Harrods (famoso por sus prendas escocesas), el mayor almacén de Europa, y una de las glorias británicas hasta su venta a Al Fayed. Este es el principio de uno de los barrios residenciales más caros de Londres: Chelsea.

Bordeando el parque al Sur se encuentran Victoria and Albert Museum, el mayor Museo de Artes Decorativas del mundo con fotografías, vestidos, tapices, dibujos, esculturas renacentistas y victorianas, arte contemporáneo y la Galería de Joyas con la corona rusa; el Royal Albert Hall, sede de la orquesta de fama mundial, erigido por el príncipe Alberto consorte de la reina Victoria como centro cultural para el pueblo inspirándose en los anfiteatros romanos. En este edificio circular se celebran en los meses de verano los Promenade Concert o Proms.

The Royal Albert Hall, en pleno "Proms"
Finalmente, al oeste de Hyde Park se encuentra los jardines y el Palacio de Kensington, adquiridos al duque de Nottingham a finales del siglo XVII y fueron residencia real hasta la muerte de Jorge II. Fue la residencia de Diana de Gales y actualmente son las oficinas de la princesa Margarita, los duques  de Gloucester y Kent y los príncipes de Kent. Frente a él, está enclavado el elegante barrio de Kensington, con palacetes de los siglos XVIII-XIX, en el que  se encuentran enclavadas varias embajadas y es uno de los sitios de residencia preferidos por la alta burguesía. Junto a él, al norte, está Notting Hill uno de los barrios de moda con restaurantes y night clubs, que celebra en Agosto el famoso carnaval. Cerca se encuentra el mercado diario de Portobello.

Barrio de Notting Hill, escenario natural de la película de Julia Roberts y Hugh Grant
A pesar de no tener tantos problemas de congestión de tráfico como otras grandes capitales europeas, es recomendable utilizar los servicios públicos de transporte, con un buen servicio de metro o Underground que recorre la totalidad de la capital y los famosos autobuses rojos de 2 plantas, que es un muy buen modo de ver la ciudad cómodamente sentado. Y desde luego, no hay que abandonar la ciudad sin utilizar los inmensos taxis, característicos de la ciudad, aunque un poco caros.

El Metro de Londres te lleva a cualquier parte de la ciudad
Respecto a las excursiones por los alrededores de la ciudad, a muy poca distancia se puede acceder al Castillo de Windsor o la ciudad universitaria de Cambridge, pero sin lugar a dudas recomendamos la visita a Oxford, una preciosa ciudad universitaria y con unos fantásticos patios interiores de césped primorosamente cuidados, y un poco más alejado al norte Stratford-upon-Avon, ciudad natal de Shakespeare, donde se puede visitar su casa original y el teatro.

Es recomendable reservar una visita de 6/7 días para poder recorrer cómodamente Londres.

¿Te ha gustado el post? Puedes descargar nuestra mini-guía aquí

No hay comentarios:

Publicar un comentario